23 octubre, 2020

GD7A

Tu web de cine y series

La triste historia del perro de Carrie Fisher.

Una nueva aventura está a punto de comenzar, antiguos y nuevos personajes además de viejas caras conocidas, se preparan para lo que está por llegar, pues arcaicos secretos de la Fuerza e impactantes revelaciones del pasado serán revelados. 

Esta octava entrega de la saga espacial comienza inmediatamente después de los hechos ocurridos al final de Star Wars: El despertar de la fuerza (2015). En ella se plantean muchas incógnitas para los protagonistas. ¿Se convertirá la joven chatarrera Rey (Daisy Ridley), procedente del planeta Jakku, en Jedi tras ver que es sensible a la Fuerza? ¿Será el legendario Maestro Jedi Luke Skywalker (Mark Hamill), exiliado a un lejano lugar de la galaxia, quien enseñe a Rey los designios de la Fuerza? ¿Cómo afrontará la General de la Resistencia Leia Organa (Carrie Fisher) la muerte de Han Solo a manos de su hijo Ben Solo, convertido en Kylo Ren (Adam Driver), líder de los Caballeros de la Primera Orden? ¿Qué harán ahora el talentoso piloto de la Resistencia Poe Dameron (Oscar Isaac) y Finn (John Boyega), el ex-soldado de asalto que está libre de las garras de la Primera Orden?

 

Durante los últimos días se ha estrenado alrededor de todo el mundo esta esperada entrega y aunque ha gustado y no ha convencido a todos casi a partes iguales, hay algo en lo que todos los fans y seguidores de Star Wars están de acuerdo: en lo grande que era Carrie Fisher y lo necesaria que ha sido, y por supuesto será, para esta gran saga que lleva con nosotros nada más y nada menos que 40 años.

Fisher falleció en Diciembre del año pasado y durante este largo año, los fans le han rendido homenaje de muchas formas en muchísimos lugares. Y por supuesto, no podía faltar el pequeño recuerdo a la actriz en el estreno de la que fue su última película de Star Wars; durante la proyección en los famosos cines Chinese de Los Angeles los fans levantaron sus espadas laser en homenaje a la actriz.

Pero lo más emotivo sobre Carrie Fisher no ha venido de los fans, y es que la actriz cuando vivía tenía un perro al que adoraba y el cual por supuesto es su mayor fan. Una periodista de ABC ha comentado en su cuenta oficial de Twitter que el perro de Carrie, Gary, acababa de ver Star Wars: Los Últimos Jedi sentado en el regazo de la ex-asistente de Carrie Fisher y que durante las escenas en las que aparecía la actriz, las orejas del perro se erguían y parecía muy emocionado.

Queda bastante claro que todos echamos de menos a Carrie Fisher y por supuesto su perro Gary no iba a ser para menos. ¡Star Wars: Los Últimos Jedi ya está en cines, disfrutadla!