Tolkien: Una lengua propia

Los biopics de grandes personalidades de la historia siempre son un buen reclamo para acercarse al cine y descubrir de donde sacaron su inspiración para la música, el arte, el cine o la escritura. En esta ocasión nos adentramos en la vida de uno de los escritores más reconocidos a nivel mundial. Tolkien trata de cómo este joven estudiante nacido en Sudáfrica desarrolló toda una mitología y lenguas propias, que acabarían redefiniendo el mundo de la fantasía, gracias a sus vivencias personales.

La película nos presenta a un pequeño Tolkien criado junto a su hermano en condiciones muy humildes por su madre. Los problemas económicos son una constante en la juventud del protagonista y decisivos para quedarse huérfanos a cargo de un párroco católico que decide ofrecérselos en acogida a una alta dama aristocrática de Inglaterra.

A partir de aquí, Tolkien crecerá con la educación propia de la época y aprendiendo el valor de la verdadera amistad. La historia se desarrolla en las trincheras de la 1ª Guerra Mundial, donde Tolkien tuvo que participar. Con la utilización de flashback, el director de la cinta nos cuenta su niñez y adolescencia hasta su paso a la vida adulta.

Nicholas Hoult (Mad Max: Fury Road, X-Men) es el actor encargado de interpretar al famoso creador de «El Hobbit» y «El Señor de los Anillos», entre otras obras de corte fantástico. Vemos a un Tolkien que debe adaptarse al mundo académico inglés, descubriendo el poder de la amistad con un grupo de compañeros con los que creará su propio club o hermandad, al estilo de “El club de los poetas muertos”.

Nos encontramos ante diferentes escenas donde este grupo de chicos comparten charlas sobre literatura, inquietudes personales y se ayudan mutuamente para hacer crecer su propia creatividad. Tolkien encontró en ellos parte de las ideas y camino a seguir para desarrollar su pasión por la lengua y la escritura. La otra parte viene del amor.

Lily Collins interpreta a Edith, una chica que también vive acogida en la misma casa que él y por la que pronto sentirá un afecto muy especial. Tolkien tendrá con ella los mejores momentos de la película. Especialmente curiosa es la escena donde comen juntos y él le descubre la nueva lengua que está creando. Ella se sentirá pronto interesada y le ayudará a juntar piezas para dar sentido a todas esas extrañas palabras.

Uno de los grandes aciertos de la película es la cantidad de guiños que los aficionados a la Tierra Media encontrarán diseminados durante la historia. Algunos son muy evidentes, en referencia a nombres, escenas o personajes; mientras que otros serán para fans más acérrimos a los textos de Tolkien. Son momentos bastante curiosos y que ayudan a relacionar al autor con el espectador, consiguen que, si te gustan sus obras, crees ese vínculo con el personaje.

La recreación de la época está muy conseguida, tanto en escenarios, vestuario como en atrezo. La fotografía es preciosista y colorista. Y en general todos los actores realizan buenas interpretaciones. Quizás destacaríamos, incluso por encima del propio Hoult, a Lily Collins.

A pesar de todas estas buenas virtudes, no podemos dejar de criticar un desarrollo algo apresurado de algunas escenas, para luego pasar a un parón en momentos de charlas, que pueden hacerse algo más tediosas por los formalismos propios de los personajes de la época. Se echan de menos más momentos personales de Tolkien creando ese mundo tan especial, ya que no acabamos de ver cómo va creando lenguas, dibujos o textos más que en contadas ocasiones.

El situarse en un período concreto de la vida del autor puede haber limitado la cantidad de posibilidades que podrían haber dado trasladarnos a otros momentos concretos de su vida más cercanos al Tolkien que todos conocemos.

Por tanto, estamos ante un biopic que cumple bien su cometido de acercarnos a la persona que creó a hobbits, elfos, enanos, orcos y muchas otras criaturas tan fantásticas como populares actualmente. Pero que se queda a medio camino de lo que podría haber sido una película más dinámica y rica en contenido.

Tráiler:

1 thought on “Tolkien: Una lengua propia

  1. Pingback: Anónimo

Deja un comentario