29 octubre, 2020

GD7A

Tu web de cine y series

Selfie, la película de “los cayetanos” del coronavirus

Filmin es una plataforma que vive en la actualidad política y social, es por eso que no es de extrañar que entre sus famosas “colecciones” veamos películas perfectas para ver un día como hoy.

Una de sus más recientes colecciones fue la de “Cayetanos”, haciendo referencia a una protesta en el barrio de Salamanca en pleno corazón de Madrid, pero lejos de valorar esta manifestación y la polémica entorno a sus medidas de seguridad, vengo a hablaros de una película que descubrí en esta colección, “Selfie” de Víctor García León.

Selfie es un falso documental en el que seguimos los pasos de Bosco, el hijo de un ministro del Partido Popular imputado por corrupción, que después de ver como su padre entra en la cárcel se ve obligado a dejar su chalet y buscarse la vida en un barrio de clase obrera. 

La cinta es una mirada desde los tópicos de estas “dos Españas” a las que tanto se ha referenciado estos últimos años, y de cómo Bosco debe sobrevivir tal y como lo haría un personaje cargado de estos tópicos, sin sentimentalismo, amor o escrúpulos, conociendo por el camino a personajes, también cargados de tópicos, pero que se mueven en el otro lado de la balanza. 

Quizá en el personaje principal es donde se encuentre la parte más ficticia de la historia, mostrando prácticamente un estúpido que consigue disimular su idiotez de forma casual y haciendo parecer a los personajes que le rodean ciegos. Aunque, también es en este personaje donde cae toda la fuerza de la historia, mostrando un “pijo odiable” simpático que se mueve con mucha naturalidad frente a la cámara y es un excelente narrador.

Este papel principal llevó al actor que lo interpreta, Santiago Alverú, a una nominación en los Goya de 2017 como mejor actor revelación. 

Aún presentando personajes “irreales” y que no te acabes de creer del todo, consigue que te metas en la realidad de la cinta, presentando cameos (no guionizados) de Esperanza Aguirre, Pablo Iglesias (este sin interacción con los personajes) o otros líderes de Podemos en el mismo contexto que Iglesias. 

Lejos de pretender ser una balanza entre el bien y el mal, la película se limita a mostrar con una mirada cómica una situación surrealista en un contexto muy realista, una contradicción que consigue hacer pasar al espectador un buen rato y sacarle alguna (son)risa.