Quién te cantará si no es Carlos Vermut

La nueva película de Carlos Vermut completa la –por ahora- trilogía del actual director más enigmático y talentoso de España. Quién te cantará lanza una pregunta al aire como ya lo hizo Mocedades en 1978 con la canción de mismo título, aunque con una intención bastante distinta.

Encabezan –literalmente- el cartel de la película la gran Najwa Nimri (Vis a Vis, Los amantes del círculo polar) y Eva Llorach, actriz que repite por tercera vez con Vermut; anteriormente en Diamond Flash y Magical Girl. Dentro del elenco también aparece Carme Elías (Camino, La distancia más larga) y Natalia de Molina (Kiki, Techo y comida)

Una vez asegurado el reparto de lujo, Carlos Vermut nos cuenta la historia de Lila Cassen (Najwa), una afamada cantante que sufre un accidente por el que despierta en el hospital y… sorpresa: ha olvidado cantar. Será entonces cuando Violeta (Eva Llorach), una indudable fan de Lila y encargada de un karaoke en Rota, entrará en escena echándole una mano para ayudarla a ser ella misma. Por supuesto, se sabe todas sus canciones, coreografías, gestos y maneras.

Realmente la miga de Quién te cantará es la propia pregunta que plantea el título, ¿quién canta?, ¿Violeta o Lila? Quizás también tiene algo que ver Eva Amaral, quien da voz a Lila cuando se sube al escenario a interpretar canciones míticas como ‘Procuro olvidarte’ de Alejandro Fernández o ‘Como un animal’ (Najwa Nimri); grata sorpresa en la nueva película de Vermut. La banda sonora es una de las protagonistas de la película que; estando muy lejos de ser un musical, nos permite recordar cada una de sus canciones, perfectamente encajadas dentro del relato.

Cabe destacar la música techno que se introduce en varias escenas en las que Natalia de Molina (hija de Violeta) tiene una importancia sublime, dentro de la vorágine del botellón acompañado de coches tuneados y música pastillera. Probablemente este es el índice de anagnórisis que se producen en el cerebro de Natalia de Molina, pero seguiremos más adelante con este tema.

Con una sensibilidad desbordante, Vermut construye las personalidades de Lila y Violeta de manera que al espectador le da la sensación de que están hechas la una para la otra, de que se conocen desde siempre; incluso de que son la misma persona.

Realmente desde un principio se trata de una relación laboral entre ellas, ya que Violeta es contratada para ayudar a Lila, como un amor de verano que terminará cuando llegue el otoño. De forma inevitable, ninguna de las dos podrá olvidar los momentos juntas, pero deberán pasar página una vez finalice este contrato.

La aparición del personaje de Natalia de Molina como la hija de Violeta marca una sub-trama muy necesaria dentro de la película, ya que es un personaje que refuerza la forma de ser de Violeta. Esta trama intermitente y –al parecer- de menor importancia en la historia, permitirá que el espectador perciba el arco de transformación de Violeta, quien comienza cediendo ante los chantajes de una hija obscenamente caprichosa y malvada. Finalmente, Natalia se dará cuenta de que realmente no es la persona que quiere ser con su madre, pero será tarde, puesto que Violeta no cederá a ningún chantaje… será entonces el final de la sub-trama, y de algo más.

En otro orden de asuntos, produce cierto desconcierto todo aquello que parece una casualidad pero está premeditado dentro de Quién te cantará, realmente Lila es tan protagonista como Violeta y viceversa. No me abandona la sensación de saber que ambas son la misma persona, que; de alguna manera, Lila se ha ‘reencarnado’ en Violeta cuando despertó en el hospital y que comparten una vida en dos cuerpos distintos –obviando la plena similitud entre sus nombres-

Esta reacción se produce por pensar en la película como en una historia cíclica, en primer lugar, Lila lleva diez años sin cantar, desde que murió su madre… [Spoiler] Violeta, probablemente, dejará de cantar tras la muerte de su hija. [Fin Spoiler]

Pero no todo termina aquí, quien conoce las inusuales obras de Carlos Vermut sabe que, además de mucho trabajo, existe una premeditación intensa detrás de esta historia. Quién te cantará dará que hablar, que pensar y que trascender; ni él mismo ni sus películas son para todos los públicos, hay que ir con la mente abierta, pero no decepciona en ningún momento.

A continuación os dejamos el reportaje fotográfico del preestreno en los Cines Capitol (Madrid).

Deja un comentario