27 noviembre, 2020

GD7A

Tu web de cine y series

Personal Shopper, reflejo impersonal de un alma fragmentada

Personal shopper es una obra realizada por el director francés, Oliver Assayas. Es conocido por ‘Boarding Gate’ (Sección oficial (fuera de concurso) del Festival de Cine de Cannes 2007), ‘Carlos, le film’ (Mejor película extranjera para el Círculo de Críticos de Nueva York en 2010) o ‘La red avispa’ (Sección oficial del Festival de Venecia 2019). La película fue producida en 2017 por arte France Cinéma, CG Cinéma, Vortex Sutra, Sirena Film, Detailfilm, ARTE, Arte France, Canal+, Ciné+, Westdeutscher Rundfunk (WDR) y SCOPE Invest. Oliver Assayas fue seleccionado por el Festival de Cine de Cannes como mejor director (ex aequo) en 2016. Incorporada recientemente al catálogo de Filmin.

Traumas adultos

Personal shopper se introduce en la mente de Maureen, una asesora personal encargada de vestir a una joven estrella. No está contenta con su trabajo, pero le ayuda a pagar las facturas mientras que espera a que su hermano recién fallecido Lewis, le haga alguna señal del más allá. La protagonista comienza a recibir mensajes de un número desconocido de forma constante, hasta que finalmente de forma precipitada descubre de quién son.

El miedo a la muerte, la soledad contemporánea y la concepción actual del trabajo, son los tres pilares temáticos sobre los que se sustenta esta historia. Por lo general, cuando una película trata pocos temas, lo hace de forma profunda, sin embargo, en este caso discurre torpe y superficialmente a lo largo de los tres actos.

La superación de la muerte es el tema central de Personal Shopper y para representarlo tenemos ante la cámara a Kristen Stewart, actriz que trabajó anteriormente con Oliver Assayas. El director nos deja claro desde el principio su placer por filmarla y lo hace de una forma suave y delicada. Por desgracia la actriz protagonista no termina de encajar en el engranaje narrativo, puesto que emplea un agravado tono de afectación constante y no ha sido bien caracterizada.

Dentro de una historia con una mezcla temática arriesgada, el público espera que se adhiera a las estructuras pautadas por la realidad. Por lo general los asesores personales están muy comprometidos con su imagen y en el caso de Maureen esto no es así, desde el primer momento salta la alarma de cualquier director de vestuario.

»El miedo a la muerte, la soledad contemporánea y la concepción actual del trabajo, son los tres pilares temáticos sobre los que se sustenta esta historia»

Terror psicológico de postureo

Personal shopper está dirigida por Oliver Assayas, director con una larga trayectoria nacido en 1955. Quizá su edad le ha jugado una mala pasada a la hora de conectar con el público juvenil, ya que se puede apreciar cierta incomprensión a la hora de hablar sobre la visión de la contemporaneidad en los jóvenes. Un ejemplo de esto lo podemos observar al basar su segundo acto en una narración agotadora de la relación entre Maureen y el desconocido del teléfono, en estos momentos seguimos la acción de un personaje que no habla y que desgraciadamente expresa a través de reacciones.

La línea narrativa discurre con fluidez con un ritmo claro y preciso, pero se acelera de forma precipitada con la llegada del tercer acto, en el que las escenas se resuelven con la única función de dar información al espectador. Consigue llegar al final atropelladamente y deja al espectador con una pantalla en blanco que le confunde, en lugar de arrojar más luz sobre su tesis.

Sin lugar a dudas, el aspecto más destacado de Personal Shopper es su tratamiento del misterio con la cámara. Los movimientos iniciales simulando la visión de su hermano fallecido o el mantenimiento del plano final, en el que podemos ver a Maureen hablando con su supuesto hermano, merecen un reconocimiento. Innova al no ser exclusivamente una ‘’película de sustos’’, enseña lo que le interesa que vea el espectador en cada momento, demostrando un gran manejo de la planificación.

Kristen Stewart, Olivier Assayas – Photocall du film «Personal shopper» lors du 69ème Festival International du Film de Cannes le 17 mai 2016. © Dominique Jacovides/Bestimage

Conclusión final

Personal shopper es una película que no consigue su objetivo inicial. Tras un inicio interesante se desarrolla de forma desastrosa hasta llegar a una resolución precipitada. Lo menos destacable es la actuación de Kristen Stewart, con un tono demasiado afectado que inunda la película, además del discurso algo alejado de la actualidad de Oliver Assayas.

El tratamiento de la luz y la planificación serían los dos aspectos más reseñables de la cinta, al seguir un mismo camino que los lleva a buen puerto en su experimentación, pero que no están bien apoyados por la trama. Una película interesante por sus esfuerzos de experimentación, pero para nada reseñable por su línea narrativa y su mezcla de temas tan dispares.