29 octubre, 2020

GD7A

Tu web de cine y series

Reseña de ‘Una cabeza llena de fantasmas’

Autor: Paul Tremblay

Fecha de publicación: Noviembre 2017

Editorial: Nocturna Ediciones.

ISBN: 978-84-16858-26-2

Nº de páginas: 389

Una cabeza llena de fantasmas no es un libro para todo el mundo, existe una cierta predilección por las personas abiertas de mente; aquellas que no buscan un solo camino ni una sola respuesta para llegar a una conclusión. Dicho esto, comencemos.

SINOPSIS

Paul Tremblay nos cuenta una historia en la que los fantasmas son tan protagonistas como los seres humanos, o tal vez sean lo mismo. Una cabeza llena de fantasmas es la historia de la familia Barrett, muy centrada en sus dos hijas, Marjorie (14 años) y Merry (8 años); aunque más concretamente, en la hija mayor. John Barrett, el cabeza de familia, lleva un año y medio sin encontrar trabajo y este hecho se entremezcla con la posible posesión de su hija Marjorie. La situación familiar –no del todo afable– se ve sacudida por la oferta de una cadena televisiva para retransmitir en un reality-show todo lo que ocurre en la casa de los Barrett, más bien ajustado en Marjorie y en su posesión. Todo ello, acompañado de una gran suma de dinero que solucionará los problemas económicos de la familia.

RESEÑA

Una cabeza llena de fantasmas es una historia contada por la hermana pequeña de Marjorie, quien vivió los escalofriantes sucesos vividos en su propia casa. El libro comienza con Merry Barrett, quince años después de lo sucedido en su casa, narrándole la historia a una periodista llamada Rachel, quien se está documentando para escribir un libro sobre la familia y todo lo ocurrido. Cabe destacar que el libro que escribe Rachel no es el que se nos presenta en Una cabeza llena de fantasmas, ya que el libro que hemos leído está contado en primera persona por Merry.

Todo ocurrió cuando Merry tenía 8 años de edad, en la actualidad, tiene (cito textualmente) “un cuarto de siglo menos dos”, o sea, 23 años. Se trata de una familia aparentemente estructurada que se compone de la madre de las niñas (banquera), John Barrett (en paro indefinidamente), Marjorie (adolescente de 14 años) y Merry (niña de 8 años bastante listilla).

El quid de la novela es el comportamiento cada vez más extraño, de Marjorie, quien comienza a asustar a su hermana pequeña con historias sobre las cosas que crecen” a partir de los libros en los que ambas, escribían historias para divertirse juntas. Poco a poco el asunto comienza a convertirse, cuanto menos, en macabro. Insultos, amenazas, reacciones extrañas, golpes y gritos en la habitación de Marjorie; quien no puede dejar de escuchar a “las voces de su cabeza, quienes le cuentan historias”. Tratamientos médicos, psiquiatras, opciones varias de tratamiento… pero nadie sabe en concreto qué ocurre con Marjorie.

La familia al completo es, generalmente atea, hasta el punto de inflexión en el que John Barrett comienza a refugiarse en la religión, concretamente con el padre Wanderly. Los esfuerzos de la familia por creer que su hija y hermana no está poseída son realmente agotadores, ¿está Marjorie enferma o es que el demonio se le ha metido dentro? No lo sabemos a ciencia cierta.

Una cabeza llena de fantasmas es una historia sobre cómo los medios de comunicación se lucran de las desgracias ajenas, en este caso, entrando en la casa de la familia, arremetiendo con todos los miembros y sus problemas. Eso sí, a cambio de una sustancial suma de dinero que no aparece en todo el relato, pero parece ser que, lo suficientemente jugosa para que los Barrett accedan a contar por televisión las desgracias de su familia y vender la “carnaza” de su hija menor de edad aparentemente poseída.

Lo cierto es, que Merry es quien nos cuenta la historia en primera persona, pero también nos la cuenta Karen en su blog más desenfadado, haciendo comparaciones sobre el reality de los Barrett, titulado ‘La Posesión’; con películas, videojuegos y libros sobre exorcismos y elementos de la cultura contemporánea.

[ALERTA SPOILER] Karen es el nombre ‘artístico’ de Merry, quien trata el tema de la caída de su familia con el reality-show sin que nadie pueda juzgarla, desde el anonimato, siendo Karen, quince años después de los sucesos. [FIN SPOILER] Bien es cierto que esta parte del libro resulta ser bastante cargante porque puede parecer que, aunque habla en el mismo contexto de la historia, saca al lector de la misma; con un lenguaje demasiado coloquial como para tomarla en serio. Sin embargo, a quienes nos apasiona el cine y  los making-off, puede ayudarnos a entender algunos trucos cinematográficos bastante curiosos.

Quizás el propio Tremblay se dio cuenta de que, al igual que en las películas de terror, el espectador/lector necesita un cierto respiro después de lo que se acaba de contar; ya que puede ser demasiado terrorífico como para que el lector aguante la presión durante mucho tiempo más. En las películas el fácil de tener en cuenta, pero en un libro puede llegar a interpretarse como “relleno” que nos aleja de la historia y nos distrae de lo verdaderamente importante.

Paul Trembley, autor.
Paul Trembley, autor.

Realmente al terminar Una cabeza llena de fantasmas, el lector se da cuenta de que probablemente no se ha contado toda la verdad, y ahora nos toca descifrar todos los códigos introducidos por el autor, en la historia de los Barrett. Me gustaría poder añadir ciertas teorías sobre el final de esta trepidante novela, sin embargo, probablemente este post ya sea de por sí demasiado largo como para incluirlas. De este modo, invito a quienes hayan leído Una cabeza llena de fantasmas a que nos cuenten sus teorías sobre el final de la novela; creo que sólo con esto podríamos escribir un post entero.

Como mera conclusión, me gustaría añadir que se ha convertido en uno de mis libros favoritos, no sólo por cómo está escrito ni por la cantidad de detalles que permiten al lector imaginar perfectamente toda la novela. Sino porque es imposible que pueda borrarlo de mi cabeza y cada día le doy una vuelta de tuerca a todo lo que pensaba que significaba, y a lo mejor no, y a lo mejor , y puede que si cambiamos la estructura de los hechos, descubramos…